Dolor de artritis reumatoide: consejos para proteger sus articulaciones

Prevenga el dolor de la artritis reumatoide con estas técnicas de protección de las articulaciones.

La protección de las articulaciones es una estrategia probada para ayudarlo a controlar el dolor de la artritis reumatoide y realizar las actividades diarias con mayor facilidad.

Las articulaciones artríticas no pueden tolerar tanto estrés como las articulaciones sanas. Los movimientos de empujar, tirar o girar pueden ser dolorosos. Piense en formas en las que puede evitar estresar innecesariamente sus articulaciones.

No se sienta tentado a trabajar con el dolor de la artritis reumatoide. Podría empeorar el dolor y aumentar el riesgo de desarrollar deformidades articulares.

Respeta tu dolor.

Si una actividad le causa dolor en las articulaciones, cambie la forma en que realiza esa actividad. Continuar la actividad a pesar del dolor puede dañar su articulación. Renunciar por completo a la actividad puede provocar rigidez en las articulaciones por falta de uso.

Como pauta general, si el dolor persiste durante una hora después de realizar una actividad, considere cambiar la forma de hacerlo. Por ejemplo:

  • Toma descansos.
  • Utilice herramientas adaptables.
  • Alterne entre sentarse y estirarse, y actividades ligeras y moderadas, a lo largo del día.
  • Si tiene dolor en los pies, use zapatos adecuados. Pídale recomendaciones específicas a su médico o terapeuta ocupacional.
Elija la articulación más fuerte para el trabajo.

Las articulaciones grandes son más fuertes que las pequeñas. Guarde sus juntas más pequeñas y débiles para los trabajos específicos que solo ellos pueden realizar y favorezca las juntas grandes cuando sea posible.

Por ejemplo:

  • Lleva objetos con la palma abierta, distribuyendo el peso por igual sobre tu antebrazo.
  • Lleve su bolso o cartera sobre su hombro en lugar de agarrarlo con la mano. Si le duele el hombro, use una mochila.
  • Deslice los objetos a lo largo de un mostrador o banco de trabajo en lugar de levantarlos.
  • Use los músculos de los muslos para levantarse de una silla en lugar de empujar con las manos.

Ahorre a sus dedos tanto trabajo como sea posible. Intentar:

  • Evite los movimientos prolongados de pellizcar o agarrar. Use menos fuerza para sostener herramientas o equipos.
  • Descanse las manos planas y abiertas en lugar de apretar el puño.
  • Pregúntele a su médico o terapeuta ocupacional acerca de dispositivos especialmente diseñados que ayudan a esparcir la fuerza por la palma de la mano o el brazo.
Utilice una buena mecánica corporal.

Si se coloca correctamente y utiliza los músculos que mejor se adaptan a una tarea, puede minimizar la tensión en sus articulaciones.

La mecánica corporal adecuada le permite utilizar su cuerpo de manera más eficiente. Intentar:

  • Lleve objetos pesados ​​cerca de su pecho, apoyando el peso en sus antebrazos. Mantenga los codos cerca de su cuerpo.
  • Recoja los artículos del piso doblando primero las rodillas y las caderas y agachándose. O sentarse en una silla e inclinarse.
  • Evite giros y posiciones incómodas, como alcanzar objetos en el asiento trasero de un automóvil desde el asiento delantero.
  • Mantenga las manos por debajo de las posiciones de las "tres en punto" y las "nueve en punto" en el volante mientras conduce.
  • Use sus músculos abdominales para ayudarlo a darse la vuelta cuando se levante de la cama.

Organizar su área de trabajo de manera inteligente también puede marcar una gran diferencia:

  • Mientras está sentado: asegúrese de tener un buen apoyo para la espalda y los pies. Los antebrazos y la parte superior de las piernas deben estar bien apoyados, descansando al nivel del piso.Es posible que desee levantar la silla para que sea más fácil levantarse de ella.
  • Para escribir o leer: si escribe en un teclado durante períodos prolongados y su silla no tiene brazos, considere usar soportes para las muñecas o los antebrazos. Una superficie de trabajo en ángulo para leer y escribir es más cómoda para su cuello.
  • De pie: la altura de la superficie de trabajo debe permitirle trabajar cómodamente sin agacharse.
Sigue moviendote.

No le dé a sus articulaciones la posibilidad de ponerse rígidas, manténgalas en movimiento. Pruebe estos consejos:

  • Al escribir o hacer trabajo manual, suelte el agarre cada 10 a 15 minutos o cuando su mano se sienta cansada.
  • Si trabaja en una computadora, haga estiramientos de la mano y el pulgar durante 10 segundos cada hora para aliviar esas articulaciones.
  • En viajes largos en automóvil, tome descansos cada una o dos horas para poder salir y estirarse.
  • En los aviones, elija asientos de pasillo para que pueda mover las piernas más fácilmente.
  • Cuando realice tareas repetitivas, cambie la posición de su cuerpo cada 20 a 40 minutos.
Planifique con anticipación.

Organizar su tiempo y sus tareas puede ayudar a eliminar los pasos que tensan las articulaciones. Intentar:

  • Mantenga los suministros al alcance de la mano, entre el nivel de los ojos y el nivel de la cadera.
  • Elimine el desorden para ahorrar tiempo y energía al encontrar los artículos que necesita.
  • Evite las prisas, que pueden aumentar el estrés y el dolor.
Reducir el exceso de peso corporal.

El exceso de peso ejerce presión sobre su cuerpo, especialmente su espalda baja, caderas, rodillas y tobillos. Bajar de peso puede ayudar a disminuir su dolor y aumentar su energía.

Actualizado: 4/23/2020

Fecha de publicación: 2/3/2001